Novedades

Curso: Formador de formadores

 
Imagen de Manuel Aviles Perez
Curso: Formador de formadores
de Manuel Aviles Perez - domingo, 5 de agosto de 2018, 18:51
 

La formación constituye una herramienta estratégica de toda organización.


• Toda organización debe adaptarse a un entorno en continua evolución. Por este motivo,

la formación es fundamental en la empresa moderna.

• La formación tiene siempre como objetivo favorecer un cambio cualitativo. El formador

es el agente de dicho cambio.

• La formación en la empresa debe propiciar un incremento de la calidad del trabajo y de

la rentabilidad de los puestos de trabajo.


La formación supone un coste elevado. De ahí que sea necesario optimizar todos los

recursos destinado a ella:

• Dedicación del formador.

• Tiempo de los participantes.

• Materiales.

• Recursos tecnológicos.

• Recursos infraestructurales.


La formación está en manos de las personas. De ellas depende el éxito.


El formador es el agente del cambio en el seno de las organizaciones.

Cualquier persona puede ejercer la función de formador. Tan sólo es necesario:

• Tener interés en llevarla a cabo. Y en hacerlo bien.

• Dedicar un cierto tiempo a la preparación de la formación.

• Y sobre todo… tener sentido común.


Para ejercer de formador es necesario:

• Prepararse los contenidos.

• Planifi car el curso y las sesiones.

• Disponer de recursos para organizar las actividades.

• Disponer de recursos para conducir personas y grupos.

• Planificar la evaluación.

Se debe tener en cuenta que:

• Tener conocimientos no significa saberlos comunicar.

• Saber explicarse bien no es una garantia para ser un buen formador.

• A mayores recursos didácticos, mejor formación.

Si la persona encargada de llevar a cabo la formación se prepara convenientemente, lo hará correctamente, obtendrá resultados positivos y, además, disfrutará.


Los participantes

El aprendizaje en una empresa es muy distinto al que tiene lugar en una escuela o en una

universidad.

Conviene tener en cuenta que una persona que recibe formación en la empresa:

• No tiene por qué tener hábitos de estudio.

• Suele disponer de poco tiempo de dedicación al aprendizaje.

• Es posible que, además de los contenidos que deba aprender, tenga muchas otras cosas

en la cabeza.

• Puede no estar motivado para el aprendizaje. Puede no estar interesado en el tema de

la formación.

• Puede sentirse incómodo en una sesión de formación.

• Puede sentir un cierto temor a hacer el ridículo ante sus compañeros.

También pueden darse ciertos aspectos positivos:

• Dispone de una experiencia acumulada que podrá poner en práctica.

• Comparte una cultura de la organización con los compañeros de formación.

• Tiene interés por un aprendizaje útil y práctico.

Debido a todo ello, es fundamental que el formador obtenga un alto grado de mo! vación

entre los participantes en la formación.

Con una buena motivación de los asistentes y del formador, el éxito de la formación estará

asegurado.


Para poder comprender las posibles reacciones de los participantes, se deben tener en

cuenta una serie de aspectos básicos:

VOLUNTARIEDAD

Es posible que los participantes asistan a la formación de forma voluntaria o no.

Ello condicionará en gran medida su actitud inicial. En formador debe tener en cuenta

este aspecto e intentar motivar a los asistentes, generando actitudes participativas y de implicación personal en lo referente a los contenidos de la formación.


FORMACIÓN CON COMPAÑEROS DE TRABAJO

La relación entre los participantes puede hallarse condicionada por la relación profesional

que hayan mantenido entre sí previamente. Así, es posible que en un grupo haya personas

con un grado diferente de responsabilidad en la organización e, incluso, que en un mismo

grupo haya personas con una cierta autoridad laboral sobre algunos de los participantes.

Este hecho condiciona notablemente la dinámica de un grupo. El formador debe tenerlo

siempre presente y plantear las actividades y la dinámica del curso de tal manera que no se generen tensiones o situaciones incómodas para ninguno de los participantes.


ESTILO COGNITIVO

Cada persona reacciona intelectualmente de forma distinta ante una misma actividad

o explicación. En la medida de lo posible, el formador debe esforzarse en proponer a cada

persona la tarea intelectual que le resulte más provechosa de acuerdo con sus 

características personales.


Solicite mayor información de este curso Aqui.