User blog: Manuel Aviles Perez

Anyone in the world

LECCIONES QUE LA GENTE APRENDE DEMASIADO TARDE EN LA VIDA

Cuántos de ustedes amarían conocer el futuro y absorber ahora las lecciones que las personas aprenden demasiado tarde en la vida?

Desde la semana pasada, hemos estado pensando: qué otro conocimiento podría tener un impacto increíblemente positivo en nuestras propias vidas? y si respondiéramos esa pregunta, estaríamos dispuestos a compartirlo con ustedes.

Fue entonces cuando se nos ocurrió esta idea. Afortunadamente, todos tenemos muchos años por delante, entonces, por qué no aprender de aquellos que han caminado por el camino antes que nosotros, los que se han enfrentado a la vida y todavía están vivos para contar las historias?

Qué sorprendente sería aprovechar su conocimiento en este momento de tu vida. Si sabes de lo que más se arrepienten, las lecciones que tomó décadas para aprender, tal vez, solo tal vez, puedes jugar de forma inteligente y tomar mejores decisiones a partir de hoy.

Te recomendamos que tomes una hoja de papel y doblemente revises si estás de acuerdo o en desacuerdo con los artículos que mencionaremos en esta lista.

Ten en cuenta que estas lecciones se agregan a partir de personas que alcanzaron el éxito y vivieron los estilos de vida que la mayoría de ustedes están teniendo dificultad para vivir.

Así es como este artículo llegó a ser.

Estas viendo las lecciones que la mayoría de la gente suele aprender demasiado tarde en la vida.

Número 1: Todo es temporal

Incluso lo dijimos en nuestra introducción, creemos que todavía tenemos muchos años por delante.

Dependiendo de tu edad, ni siquiera piensas eso muy adelante, pero incluso tú mismo eres temporal.

Hacer frente a la idea de que todo lo que haces, cada persona que conoces, todo lo que construyes … Es temporal, puede ser una experiencia que te hará perder la realidad.

El perro de la familia es temporal, tus relaciones son temporales, los artículos que compras son temporales, nada realmente dura.

Es una de esas cosas que solo puedes entender cuando ya has visto que sucede en tu pasado. Todos queremos vivir para siempre … Todos queremos ser eternos.

Pero todo lo que hagas, en algún momento se habrá ido y la gente lo habrá olvidado.

¡Así que podría ser mejor! En algún momento, sea cual sea el resultado, se habrá ido y olvidado.

Número 2: La vida no es justa.

Sí, estabas esperando algo más. Lamento decepcionarte con la verdad.

La promoción probablemente irá a alguien que ha sido amable al hablar con el jefe, a pesar de que eres el más calificado y trabajas más duro.

Tal vez le guste más el idiota, a pesar de que piense que sería el hombre perfecto para ella.

Estás experimentando la vida a través de tus propios ojos, por lo que serás parcial sin importar nada.

No vivimos en un mundo perfecto e incluso si lo hicieras, no te importaría mucho como individuo.

Somos 8 mil millones de personas, el mundo no te debe nada. Solo porque creas que te mereces algo, no significa que lo vayas a conseguir.

Número 3: La familia importa más que los amigos.

Recuerdas el primer artículo en esta lista? No puedes elegir familia, pero nadie estaría dispuesto a ir más allá de ti que ellos.

¡Los amigos son increíbles! Ten tantos amigos como puedas, pero la familia es algo especial, algo que la mayoría de la gente parece ignorar en estos días. Mientras que los amigos estarán a tu lado en las trincheras, ninguno de ellos se arriesgaría por ti.

La familia es la única que realmente estaría dispuesta a ponerte por encima de ellos. No los tomes por sentado. Habla con tus padres mientras los tienes contigo. Habla con tus hermanos y no dejes que la relación se enfríe.

Pasa tiempo con tus hijos, porque te necesitan más de lo que crees.

Número 4: Otros te tratan como a ti mismo, no como a ellos.

No es extraño cuando te das cuenta de que la actitud de otra persona hacia ti depende de ti y no de la otra persona? La forma en que te presentas, lo que piensas de ti mismo, quién eres como individuo, todo esto está bajo tu control.

Puedes elegir crecer, aprender, mejorar. Tú, como individuo, eres la suma de tus experiencias y creencias. Una vez que aceptas por completo un conjunto diferente, la percepción total del mundo sobre ti cambiará.

Piensa en este pequeño experimento, si te mudaras a una nueva ciudad donde nadie te conociera, usaras ropa diferente, escucharas diferente música, comenzaras a hablar de manera diferente y cambiases tus intereses, las personas con las que te encontrarás allí, aceptarán tu nuevo versión porque esta es la realidad que encuentran primero.

Ten más respeto por ti mismo, incluso exígelo. Defiéndete de lo que crees y no dejes que otros te pisen. Son estas pequeñas cosas las que te perseguirán cuando seas mayor.

Número 5: Los sacrificios que hagas hoy pagarán dividendos en el futuro.

Muchos de los que están en el último trimestre de sus vidas recuerdan las malas decisiones que han tomado, especialmente el tiempo que desperdiciaron.

Siempre es más fácil ver dónde podrías haber hecho mejor cuando miras al pasado.

Muchos de ellos están de acuerdo en que con solo un poco más de jugadas estratégicas podrían haber estado en una posición mucho mejor de la que se encuentran en este momento.

Todos lamentan no haber leído más temprano y ninguno recuerda el tiempo perdido viendo la televisión.

Si fueran más inteligentes con su tiempo, no habrían sacrificado tanto como lo habían hecho.

Número 6: Sacrificar tu salud por el éxito o la riqueza no vale la pena.

Es extraño ver esto después del punto anterior, pero definitivamente es cierto.

Tenemos una tendencia a querer siempre más y muy pocas personas saben cuándo detenerse.

El dinero es lo más importante en el mundo cuando no lo tienes. Una vez que lo tienes, ya no importa mucho.

Nadie quiere sacrificar su propia salud en la búsqueda del dinero o el éxito, pero muy pocos están dispuestos a hacer los ajustes necesarios para protegerse a sí mismo sobre la ganancia potencial.

Con la vejez, mirarás hacia atrás y pensarás que eres un tonto por no prestar más atención a la única cosa que podría darte más tiempo con las personas que amas.

Número 7: El miedo a la vergüenza o la crítica te impidió ser quien eres en realidad.

Tienes una oportunidad para la vida, así que … ¡Bien podrías hacerlo!

La razón principal por la que la mayoría de las personas fallan en cualquier cosa en la vida es porque ni siquiera lo intentan.

Todos encontramos excusas o intentamos proteger nuestra imagen percibida de lo que otras personas puedan pensar de nosotros, pero al final, no importan. Es una elección que debes hacer tú mismo:

Quien quieres ser?

¿Serás tú mismo o serás alguien que otras personas esperan que seas?

Fuente: https://escuelapararicos.net/7-lecciones-que-la-gente-aprende-demasiado-tarde-en-la-vida/

 


[ Modified: Thursday, 25 July 2019, 7:19 PM ]
 
Anyone in the world
Resiliencia: Cómo mantenerte enfocado

Por Andrés Cuevas Mesa

La mayoría de nosotros preferimos permanecer seguros y confortables en el contexto y escenario que conocemos. No alentamos el desafío de nuestros límites, convenciones y creencias hacia un futuro que dibuje de manera certera nuestros sueños contenidos en nuestra mente.

Palabras como sacrificio, esfuerzo, persistencia y disciplina no forman parte del argot o vocabulario que estas personas utilizan en su ritual diario. Las califican de sobrehumanas, excesivamente severas o propias de aquellos que adquieren compromisos inamovibles. Algunos deciden tirarse a la piscina para experimentar de manera parcial lo que significa ser disciplinado y sacrificado, pero al primer embate, obstáculo o dificultad desisten de su empeño de conseguir su sueño, para vivir como decía el gran pensador y escritor estadounidense Thoreau: “vidas de tranquila desesperación”.

¿Acaso has venido a este mundo para vivir y lidiar con una vida mediocre que no demuestre tu verdadera capacidad y fuerza? La respuesta es rotunda: ¡Claro que no!

Para aspirar a desarrollar al máximo tus capacidades y habilidades innatas de manera satisfactoria, se requiere trabajar a conciencia en una habilidad emocional intangible en términos de beneficios y potencial: La resiliencia.

Pero; ¿Qué es la resiliencia y cuáles son sus connotaciones básicas? ¿Cómo lograr incorporar esta habilidad a tu arsenal de capacidades propias con la mayor efectividad? La resiliencia es la capacidad o habilidad que tiene una persona o un grupo de ellas para afrontar, desafiar y superar la adversidad, para seguir proyectando su futuro y sus sueños de manera positiva. En cierto sentido, la resiliencia es ineludible para todo aquel que se precie a conseguir un éxito sostenido en el tiempo, sea cual sea su campo o área de actuación.

Hago hincapié en el concepto ineludible, ya que no existe un atajo hacia el éxito que deseas conseguir, sencillamente no lo hay. Y todo esto tiene una razón de ser que he ido descubriendo con el tiempo; cuanto más tiempo dedicas a algo, más valor le asignas a ello. Y cuanto más valor le asignas, más esfuerzo y sacrificio realizas por conseguir que tu área de desempeño sea mejor. Y es aquí cuando el resultado que consigues te brinda extrema satisfacción y gozo. No es lo mismo que te regalen un Ferrari, ha obtenerlo con tu propio esfuerzo dedicado. Así es la vida en este respecto.

La persona que aplica de manera decidida la resiliencia, sabe que tendrá momentos en los que parezca que su perspectiva y trabajo se tambaleen por completo, sin embargo, sabe que siempre existe un camino, solución o mecanismo de pensamiento creativo que vuelva a enderezar su rumbo para alcanzar la excelencia en su desempeño. Afrontan la adversidad como un proceso natural dentro del crecimiento y evolución personales, algo que forma parte de la consecución del éxito final.

¿Qué características aplican aquellos que practican la resiliencia de manera continua? Te ofrezco dos consideraciones al respecto:

1. Consideran la adversidad como un proceso natural que catapulta al éxito

Aquellos que practican la resiliencia ven en la adversidad y el desafío una gran oportunidad de expandir su concepción de lo posible, así como una oportunidad incontestable de mejora continua. Cuando Roger Bannister  bajo de los cuatro minutos en la milla (1609 metros), todos lo catalogaron antes de que lo realizara como una hazaña absolutamente imposible. Bannister fracaso estrepitosamente en varias pruebas y mitings en su intento de superar esa barrera psicológica. Cada fallo y adversidad fueron para él, aprendizajes para modificar su estilo de zancada y fortaleza mental. La clave, por tanto, radica en ver la adversidad y el desafío como una posibilidad de mejorar el espíritu humano de superación.

2. Controlan sus pensamientos y no permiten que se instale la inconsciencia en su mente

La gente que aplica la resiliencia y obtiene éxito sostenido son conscientes del poder que ejerce la mente y los pensamientos que la contienen. La mente y el cerebro humano poseen de manera innata, mecanismos para proteger al ser humano de la incomodidad, el dolor y las alertas que trae consigo el mundo natural. Es por eso que ante un suceso inesperado o de peligro, el cuerpo responde de manera intuitiva para contrarrestar esa amenaza.

Sin embargo, esos instintos pueden jugar una mala pasada cuando se trata de afrontar desafíos y adversidades. Ya que los desafíos traen consigo incomodidad, lo que propicia una evasión clara por parte de nuestra mente. Las personas resilientes, controlan su foco interno de manera consciente. Eligen de manera deliberada, cual va a ser su enfoque con respecto a una adversidad en cuestión, centrándose en los beneficios, las opciones y las oportunidades que se abren si se afronta el desafío con la máxima decisión posible. La resiliencia te transforma en protagonista directo y no en el espectador. Dirigir tu vida no tiene precio.

Incorpora esta habilidad como parte integrante de tu filosofía de vida. El éxito real solo procede de aquel que afronta los obstáculos con absoluta decisión sin importar cuan alto esté el listón.

Sé el constructor activo de tu vida. ¿Afrontas el DESAFÍO?

Fuente: https://andrescuevascoach.com/2015/11/17/resiliencia-como-mantenerte-enfocado-para-desafiar-la-adversidad/

[ Modified: Thursday, 25 July 2019, 7:20 PM ]
 
Anyone in the world

NEUROCIENCIA EN 4 PASOS PARA CONTROLAR TU ESTRÉS

Una de las metas de los profesionistas es ser líderes, pero, ¿sabrías cómo manejar tus emociones frente a momentos de crisis, situaciones bajo estrés o presión para la solución de problemas? La realidad es que menos del 80% de las personas son buenas en ello. Pero tranquilo, existe una solución y se llama neurociencia.

La neurociencia es una disciplina que se encarga de estudiar la estructura, organización y función del Sistema Nervioso, principalmente el cerebro. Geoffrey James, especialista en temas demanagement, Brand manager, y autor del libro “Business Without the Bullsh*t: 49 Secrets and Shortcuts You Need to Know”, asegura que mantener la calma y el control de las situaciones no es un rasgo innato, sino una habilidad que cualquiera puede aprender, reforzando la idea de que la mayoría de lo que vivimos se puede tener control a través de nuestra mente siguiendo estas instrucciones.

Paso 1. Comprende la bioquímica

Cuando nos encontramos bajo una situación de exceso de presión y estrés, nuestro cerebro funciona de la siguiente manera: sentimos la necesidad de abandonar o huir debido a que la amígdala interpreta la situación como una amenaza, esto hace que tu cerebro secrete hormonas que le indican al sistema nervioso que esté preparado para tomar medidas drásticas. La respiración se vuelve corta y más rápida, inundando tus músculos con sangre, la visión periférica se va y comienza a entrar la desesperación y el estrés.

Pero como huir no es la solución, entonces tu cerebro y tu cuerpo no pueden ponerse de acuerdo y generan una situación de desesperación y bloqueo. ¡Así funciona!

Paso 2. Etiqueta las emociones

Para mantener la situación bajo control es necesario irrumpir en este ciclo. La amígdala es la parte del cerebro donde se procesa la memoria, se interpretan las emociones y donde se pueden tomar decisiones de manera visceral – nada recomendado-.

Jon Parlett, pionero en el uso de la neurociencia y en la formación de lídes, asegura que mantener la situación bajo control puede ser mucho más sencillo si a estas emociones se les coloca nombre y etiqueta.

Es por ello que la recomendación es analizar la situación y cómo te sientes, dándole nombre a esos sentimientos, esto nos permite catalogar la situación y crear un estado de dominio y control. Ya sabes lo que sucede, ahora es cuestión de dominarlo.

Paso 3. Reduce tu respiración

Cuenta del 1 al 10 al momento de inhalar, hazlo de manera profunda y lenta, después comienza a exhalar contando del uno al diez. Lo que sucede es que al respirar de esta manera se lleva más oxígeno a tus pulmones y al torrente sanguíneo, contrarrestando la reacción de tu cuerpo al sentir presión y estrés

Estas respiraciones profundas llevan más oxígeno a tus pulmones y de allí al torrente sanguíneo, que es el efecto contrario de la reacción de lucha o huida. Con esto le estás diciendo a tu cuerpo y al cerebro que ya no es necesario aumentar la intensidad de su reacción de lucha o huida.

Paso 4. Re-etiqueta tus emociones

Una vez que hayas interrumpido el ciclo de presión y estrés de manera orgánica, es momento de etiquetar de nuevo las emociones, pero ¡Ojo! Hazlo de manera objetiva, asegúrate de saber qué es positivo y qué es negativo: Miedo = Anticipación, Frustración = Decepción, Preocupación = Desolación, etc.

Sigue manteniendo una respiración lenta y profunda. Mientras repites este paso y comienzas a darle nombre y forma a tus sentimientos, sentirás cómo la calma comienza a llegar. Lo que sucede es que tu mente está tomando conciencia de la situación, creando un estado de poder y dominio, y con ello, la calma.

James asegura que dominarlo es cuestión de práctica y que los resultados son excesivamente favorables. “Esta habilidad hace de los líderes gente eficiente, aumentando su capacidad de disfrutar y controlar el flujo natural de la presión y el estrés”.

Fuente: https://www.altonivel.com.mx/liderazgo/management/44686-neurociencia-el-secreto-contra-el-estres-laboral/


[ Modified: Thursday, 25 July 2019, 7:19 PM ]
 
Anyone in the world

¿QUIERES SER FELIZ? RENUNCIA A ESTOS 10 HÁBITOS

Por John Rampton

¿Cómo puedes introducir un poco más de felicidad en tu vida?

Puede que tengas que renunciar a varias cosas para ser feliz. Lago curioso de pensar, porque la mayoría de las personas se centra en comprar y ser más cosas para alcanzar la plenitud.

La verdadera clave de la felicidad es renunciar a ciertas perspectivas y comportamientos. Algunas personas tratan de lograr la felicidad enmascarándola con una compra temporal o alguna actividad extra.

¿Quieres saber por dónde empezar?

Aquí hay 10 cosas a las que necesitas renunciar a fin de convertirte en un individuo más feliz.

1. Renunciar a las horas extra

Lo entiendo. Necesitas el dinero. Tal vez no quieres decirle “no” a tu jefe o eres un adicto al trabajo. Independientemente de la razón que sea, es necesario dejar de trabajar tanto si deseas aumentar tu felicidad.

Varios estudios han encontrado que trabajar constantemente horas extras puede afectar la salud mental. El exceso de trabajo perjudica el bienestar, ya que puede llevarte a desarrollar depresión y ansiedad.

Además, todos necesitamos un equilibrio saludable entre el trabajo y la vida. Una existencia equilibrada nos da la oportunidad de recargar baterías y relajarnos. Incluso el tiempo con nuestros amigos y familiares nos ayuda a impulsar la creatividad.

2. Abandonar la charla negativa contigo mismo

Estudios estiman que decimos entre 300 y mil palabras hacia nuestros adentros cada minuto. Esa es una muy buena indicación de que la fuerza más destructiva en el universo puede ser, bueno, nosotros mismos.

Es fácil caer en el agujero de la “autocharla negativa” cuando las cosas van mal. Pero repetirnos a nosotros mismos lo “malos” que somos, puede generar efectos devastadores en la psique. Estarte tratando mal todo el tiempo evita que seas feliz.

En lugar de revolcarte en el mal hábito de menospreciarte a ti mismo, sigue los pasos que siguen la Marina de EE.UU. Estos hombres y mujeres tienen por costumbre decirse cosas positivas y afirmaciones frente al espejo todos los días.

Por ejemplo, si estás estresado en el trabajo, sal a caminar y recuerda que, en realidad, todo está bien. Recuerda que puedes manejar la situación. Échate palabras de aliento como un padre o un buen jefe lo haría.

3. Abandona tu necesidad de control

Tienes que estar dispuesto a renunciar a tu necesidad de tratar de controlar cada aspecto de tu vida.Es comprensible querer mantener el control total de todo. Nos consumen nuestros horarios e incluso intentamos modificar el comportamiento de los demás.

Algunos tratan de crear previsibilidad controlando cosas que no están dentro de sus manos. Esta clase de control es del tipo que se convierte en ansiedad y caos en nuestras vidas.

Es un reto, pero hay que aceptar a todo el mundo y todo lo que son como son actualmente. Serás mucho más feliz y todo el mundo a tu alrededor será más feliz también porque los aceptas sin exigirles que sean de tal o cual manera.

4. Deja de culpar a los demás

La culpa es a menudo el chivo expiatorio que usamos en lugar de asumir la responsabilidad de nuestras propias acciones y sus consecuencias. Piénsalo. Es mucho más fácil apuntar el dedo hacia alguien o algo más que aceptar que te equivocaste.

En lugar de hacer eso, empieza a mirarte en el espejo.

Al final la culpa no es constructiva y no va a ayudarte. Reserva tu energía para lo que se necesita realmente: solucionar el problema en cuestión.

5. Acabar con la negatividad de los demás

La negatividad, como una gripa desagradable, es contagiosa. Somos criaturas sociales e inevitablemente vamos a adoptar los hábitos y valores de las personas más cercanas a nosotros. Por eso, procura rodearte de gente positiva, apasionada, motivada, que te apoye y tenga ambiciones propias.

Es imposible eliminar completamente las emociones negativas de los que te rodean. Todos vamos a tener un mal día por lo que es importante pasar menos tiempo con los “quejosos crónicos”.

Sé más consciente de tu propio bienestar emocional.

6. Renuncia al FOMO

Richard Branson dijo una vez que “las oportunidades son como los autobuses – ¡Siempre hay otro a la vuelta!“

¿Eres del tipo de persona que se sumerge en el temor de perderse de las oportunidades o FOMO (Por sus siglas en ingles, fear of missing out)? Si todo el tiempo estás con el miedo de no estar aprovechando las oportunidades, disminuirás tu felicidad. Peor aún, adoptarás una perspectiva de corto plazo en tu propia vida.

Branson es muy consciente de que tiene recursos y tiempo limitados. Él evalúa cuidadosamente cada oportunidad que encuentra, incluso si no funciona.

Aprende a Branson y recuerda que siempre vendrá una oportunidad para hacer algo nuevo. No te limites a sentirte culpable o triste porque no aprovechaste algo. Ya vendrá algo igual o mejor.

7. Deja de intentar impresionar a los demás

Deja de poner tanto empreño en ser algo que no eres. ¿Estás tratando de agradarle a otras personas? Es importante que TÚ mismo te gustes por lo que realmente eres.

Mientras que intentas mejorar, puedes practicar incluso el ser tu propio mejor amigo. ¿Eres amable contigo mismo? ¿Te ayudas y te animas?

Guarda las máscaras y sé tu mismo. Sólo sé usted mismo. No tienes que vivir en constante temor de que alguien vea las cosas malas en ti. Eso no lo puedes evitar. Te ahorrarás una tonelada de energía y notarás rápidamente que la gente se siente más atraída a tu autenticidad que a tus mentiras.

8. Deja de sentirte con derecho a algo

Esto puede parecer brutal, pero déjame recordarte que nadie te debe nada. Mamá y papá no te deben nada. El jefe y la compañía para la que trabajas no te deben nada. El profesor y la escuela no te deben nada. Tu hermano y tu hermana no te deben nada. Sólo TÚ te debes algo grande.

Cuando ves a la vida con la mentalidad de que te tiene que dar algo, siempre vas a ser decepcionado. Una y otra vez.

Cuando trabajas duro y eres agradecido por lo que tienes, comienzas a ver la vida de una nueva manera. Entiendes las cosas desde bajo una nueva luz y aprecias lo que has logrado.

Es una experiencia increíblemente poderosa y edificante vivir de esta manera. Pruébalo anotando todos los días las cosas por las que estás agradecido.

9. Deja de tratar de ser perfecto

No se trata de entregar un trabajo descuidado y cometer errores, pero recuerda: vas a cometer errores. No puedes esperar ser perfecto 24/7. Eso simplemente no es realista. Los que esperan la perfección de sí mismos generalmente se convierten en un obstáculo serio en su propio viaje a la felicidad.

Se ha encontrado que el perfeccionismo puede llevar a ser más ansioso en los entornos sociales. Puede evitar que pruebes cosas nuevas.

Tratar de ser perfecto impide tu capacidad para formar relaciones a largo plazo. Embotellar sentimientos de duda puede traer más sensaciones de inutilidad.

Aceptar que a veces “bueno” es lo suficientemente bueno es muy útil.

10. Renunciar a la “mentalidad de la escasez”

La mentalidad de escasez proviene del libro de Stephen Covey, The 7 Habits of Highly Effective People:

“La mayoría de la gente está profundamente adentrada en lo que yo llamo la mentalidad de escasez: ven la vida como si tuvieran sólo tanto, como si sólo hubiera un pastel ahí fuera, y si alguien tuviera un gran pedazo de pastel, significaría menos para todos los demás.

La mentalidad de escasez es el paradigma de la suma cero de la vida. Las personas con una mentalidad de escasez tienen no saben compartir el reconocimiento y el crédito, el poder o el beneficio – incluso con aquellos que los ayudan. Tampoco se sienten felices por los éxitos de los demás”.

En pocas palabras, la idea detrás de la mentalidad de escasez es que simplemente no hay suficiente éxito para todos.

Por ejemplo, piensan que sólo puede haber una persona con aumento en el trabajo ya que no hay suficiente dinero para dar a todos un crecimiento. Como resultado, este tipo de mentalidad puede conducir a un pensamiento de más corto plazo y puede crear tristeza y celos.

Si quieres ser más feliz y tener más éxito, Covey cree que debes abrazar una mentalidad de abundancia.

“La Mentalidad de la Abundancia, por otro lado, fluye de un profundo sentido interno de valor personal y seguridad. Es la creencia de que hay mucho y es suficiente para todos. Esto da como resultado un reparto de prestigio, de reconocimiento, de beneficios, de toma de decisiones. Abre posibilidades, opciones, alternativas y la creatividad”.

Al cambiar tu mentalidad, serás capaz de centrarte en el largo plazo y crear más sentimientos positivos hacia los demás.

Fuente: http://escuelapararicos.net/quieres-ser-feliz-renuncia-a-estos-10-habitos/


[ Modified: Thursday, 25 July 2019, 7:21 PM ]
 
Picture of Manuel Aviles Perez
by Manuel Aviles Perez - Thursday, 25 July 2019, 7:04 PM
Anyone in the world

Por Marcelo Molina

–Vengo, maestro, porque me siento tan poca cosa que no tengo fuerzas para hacer nada. Me dicen que no sirvo, que no hago nada bien, que soy torpe y bastante tonto. ¿Cómo puedo mejorar? ¿Qué puedo hacer para que me valoren más?

El maestro, sin mirarlo, le dijo:

–Cuánto lo siento muchacho, no puedo ayudarte, debo resolver primero mi propio problema. Quizás después, y haciendo una pausa agregó: Si quisieras ayudarme tú a mí, yo podría resolver este tema con más rapidez y después tal vez te pueda ayudar.

–Encantado, maestro -titubeó el joven quién sintió que otra vez era desvalorizado y sus necesidades, postergadas.

–Bien- asintió el maestro.

Se quitó un anillo que llevaba y dándoselo al muchacho, dijo- toma el caballo que está allí afuera y cabalga hasta el mercado. Debo vender este anillo porque tengo que pagar una deuda. Es necesario que obtengas por él la mayor suma posible, pero no aceptes menos de una moneda de oro. Vete ya y regresa con esa moneda lo más rápido que puedas.

El joven tomó el anillo y partió.

Apenas llegó empezó a ofrecer el anillo a los mercaderes. Estos lo miraban con algún interés, hasta que el joven decía lo que pretendía por el anillo. Cuando el joven mencionaba la moneda de oro, algunos reían, otros le daban vuelta la cara y sólo un viejito fue tan amable como para tomarse la molestia de explicarle que una moneda de oro era muy valiosa para entregarla a cambio de un anillo.

En afán de ayudar, alguien le ofreció una moneda de plata y un cacharro de cobre, pero el joven tenía instrucciones de no aceptar menos de una moneda de oro, y rechazó la oferta. Después de ofrecer su joya a toda persona que se cruzaba en el mercado -más de cien personas- y abatido por su fracaso, monto su caballo y regresó. Cuánto hubiera deseado el joven tener él mismo esa moneda de oro. Podría entonces habérsela entregado al maestro para liberarlo de su preocupación y recibir entonces su consejo y ayuda.

Entró en la habitación.

–Maestro -dijo- lo siento, no es posible conseguir lo que me pediste. Quizás pudiera conseguir dos o tres monedas de plata, pero no creo que yo pueda engañar a nadie respecto del verdadero valor del anillo.

–Qué importante lo que dijiste, joven amigo -contestó sonriente el maestro-. Debemos saber primero el verdadero valor del anillo. Vuelve a montar y vete al joyero. ¿Quién mejor que él, para saberlo? Dile que quisieras vender el anillo y pregúntale cuanto te da por él. Pero no importa lo que te ofrezca, no se lo vendas. Vuelve aquí con mi anillo.

El joven volvió a cabalgar. El joyero examinó el anillo a la luz del candil, lo miró con su lupa, lo pesó y luego le dijo:

-Dile al maestro, muchacho, que si lo quiere vender ya, no puedo darle más que 58 monedas de oro por su anillo.

–¡¿58 monedas?!-exclamó el joven.

–Sí -replicó el joyero- Yo sé que con tiempo podríamos obtener por él cerca de 70 monedas, pero no sé si la venta es urgente…

El Joven corrió emocionado a casa del maestro a contarle lo sucedido.

–Siéntate -dijo el maestro después de escucharlo-. Tú eres como este anillo: una joya, valiosa y única. Y como tal, sólo puede evaluarte verdaderamente un experto. ¿Qué haces por la vida pretendiendo que cualquiera descubra tu verdadero valor?

Y diciendo esto, volvió a ponerse el anillo en el dedo pequeño de su mano izquierda.

Claramente podamos advertir la enseñanza de este hermoso cuento: Nadie mejor que nosotros mismos puede hacer la valuación, puede fijar el “precio”, puede hacer la tasación del valor personal.

Quizás coincidamos en que hacerse a uno mismo la pregunta de ¿cuánto valgo? no sea una pregunta habitual. Entonces: ¿Por qué es tan importante conocer la respuesta a esa pregunta? Porque, de la respuesta a esa pregunta, ¡depende nuestro futuro! ¿Y cómo es eso posible? Bien, acompañame en la exploración y lo veremos juntos…

Haciendo un poco de memoria, todos encontraremos recuerdos de algunos episodios en que personas significativas en nuestra vida nos hayan señalado las cosas que hacíamos bien y aquellas cosas que hacíamos mal. Probablemente, con la muy buena intención de enseñarnos a evitar lo que no nos lleva por el “buen camino” y aprender lo que realmente “vale la pena”.

Esto fue formando en nosotros una idea de lo que somos, de cuáles eran nuestras “fortalezas” y nuestros “puntos débiles”. Y esta creencia –por la repetición de nuestros actos– se fue haciendo cada vez más cercana a la certeza de que éramos “así”, de que valemos para algunas cosas, pero no para otras, de que nuestro valor tiene que ver con lo que somos capaces de hacer.

Lo que otros vieron o ven en nosotros, tiene más que ver con ellos que con nosotros, dado que lo que observan lo observan desde su forma particular de observar, con sus propios “filtros” y limitaciones, desde su propio “mapa mental” de “cómo deberían ser las cosas para que sean valiosas”. Y ocurre lo mismo cuando nosotros somos los observadores de nosotros mismos. Nos comparamos con lo que “debería ser” y a partir de ahí, sacamos conclusiones de cuánto valemos…

Un diamante no pierde su valor por el hecho de estar cubierto de lodo… sigue siendo una valiosa joya. Lo mismo ocurre con nosotros. Nuestro valor es incalculable, solo que a veces hay “lodo” cubriendo nuestra superficie, en forma de juicios con los cuales nos desvalorizamos, o mediante juicios de otros, a los cuales les damos valor, y que juzgamos como desvalorizantes…

Y esto tiene un efecto devastador en nuestra autoestima, dado que lo que pensemos de nosotros (ya sea porque es un juicio propio, o porque nos lo ha dicho alguien importante en nuestra vida) influye directamente en cómo nos evaluamos, en cómo nos valoramos.

“Tienes que ser consciente de los juicios que tú hagas acerca de ti mismo, porque incluso éstos se basan, por lo general, en los sistemas de valores de las personas que te rodean. Si juzgas, condenas o apruebas” – Anthony De Mello

Y nuestra autovaloración personal influye a su vez en nuestros resultados. Todo lo que obtenemos en nuestra vida tiene relación directa con cuánto valor entregamos a cambio. Si entrego poco valor, recibo poco valor. Si entrego mucho valor, recibo en la misma medida. Por lo tanto, si creo que valgo poco, es poco el valor que puedo ofrecer, y por lo tanto, mis resultados tendrán una medida proporcional.

En definitiva, todo en la vida se resume en una cuestión de valores. Nuestro valor no tiene que ver con nuestros comportamientos o nuestros sentimientos, sino con cuánto valor puedo crear para mí y para otros…

Me surge compartir algunas preguntas que te regalo, con el fin de encontrarte con la respuesta a la pregunta inicial… cuál es tu verdadero valor, cuánto vales:

¿De qué sientes satisfacción en tu vida?
¿Qué fue/está siendo motivo de plenitud en tu vida?
¿Cuándo te has sentido digno de ser/hacer algo valioso en tu vida?
¿Quiénes se han visto beneficiados por alguna aptitud o actitud de tu parte puesta a su servicio?
¿Cuántas vidas/destinos se han transformado a partir alguna palabra o silencio que ofreciste, en el momento oportuno?
¿Con cuántas personas has compartido experiencias que hayan resultado valiosas, para ambos?
¿En cuántas formas o de cuántas maneras crees que honras tu vida, tu existencia?
¿Qué necesitas para ser aún más valiosa/o? ¿Qué te hace falta para crear aún más valor en vos y en otros o para otros?

“Calcule primero el costo. No pague un precio demasiado alto por ir tras valores secundarios. El valor principal de la vida no está en lo que conseguimos. El valor principal de la vida está en lo que logramos ser.” – Jim Rohn

Espero de corazón que este artículo haya sido de alguna manera útil para tu vida. Si en algún momento consideras que necesitas asistencia para revisar o re-significar tu AUTOESTIMA, y quieres dar tu primer paso hacia una más profunda autoconciencia, para lograr un mayor bien-estar, estoy disponible para que me consultes y conversemos de qué manera puedo asistirte.

Recibe mi total agradecimiento por permitirme compartir contigo estas reflexiones y te agradeceré las reenvíes a quienes consideres les pueda ser de utilidad.

Fuente: https://escuelapararicos.net/cual-es-tu-verdadero-valor/?utm_source=EPR&utm_medium=ReadBox&utm_campaign=Email


[ Modified: Sunday, 22 September 2019, 7:37 PM ]
 
Anyone in the world

INSISTIR: FORTALEZA O AMENAZA PARA TU EFECTIVIDAD

Por José Miguel Bolívar

Insistir es una de las principales claves para poder mejorar tu efectividad. Insistir es también uno de los principales obstáculos para poder mejorar tu efectividad. ¿Cómo es posible esta paradoja?

Como ocurre con otras muchas cosas, insistir puede ser algo muy bueno o algo muy malo. Todo depende de los matices, de cuándo, cómo o por qué insistamos.

De hecho, el ser humano es insistente por naturaleza. Siempre estamos insistiendo, aunque la mayor parte del tiempo no seamos conscientes de ello. Otras veces, sin embargo, necesitamos ser conscientes para poder insistir.

Dice la RAE que insistir es «mantenerse firme o constante en algo», lo que a priori puede dar la sensación de que va a requerir un cierto esfuerzo. ¿Es esto realmente así?

Nuestro Sistema 1 (Kahneman) tiende a minimizar todo lo posible el consumo de energía mental, y dejar las cosas como están. Según esto, «mantenerse constante» es una de las mejores formas de conseguirlo, de no esforzarse en absoluto.

Sin embargo, cuando empezamos a hacer algo nuevo, nos cuesta un esfuerzo, ya que lo lleva a cabo nuestro Sistema 2.

La única manera de que nos deje de costar ese esfuerzo es que deje de gestionarlo el Sistema 2 y pase a gestionarlo el Sistema 1, para lo cual hay que generar un hábito. ¿Cómo se genera ese hábito? Insistiendo con esfuerzo.

Insistir, amenaza para tu efectividad

La única manera de mejorar tu efectividad es haciendo las cosas de manera distinta.

Como decía Einstein, «locura es hacer lo mismo una y otra vez esperando obtener resultados diferentes», lo que también podría haber expresado como «locura es insistir en lo mismo y esperar obtener resultados diferentes».

¿Por qué insistimos de forma equivocada?

Una de las razones es por comodidad. Como explicaba antes, cambiar requiere un esfuerzo, mientras que mantenerse constante, insistir en mantenerte donde estás, no requiere ninguno. No cambiar por comodidad es la opción preferida del Sistema 1.

Cuando insistimos por comodidad, nos encontramos ante la pereza, y la pereza es incompatible con la mejora de la efectividad.

Otra de las razones es por soberbia. Con frecuencia, nuestros sesgos cognitivos nos hacen creer que somos más inteligentes o más especiales de lo que realmente somos. Pensar que lo que ha demostrado gente más inteligente que nosotros está equivocado, o que lo que sirve para todo el mundo a nosotros no nos sirve, son ejemplos de esta soberbia.

Cuando insistimos por soberbia, nos encontramos ante la obstinación, y la obstinación es incompatible con la mejora de la efectividad.

Insistir, fortaleza para tu efectividad

Para que hacer las cosas de manera distinta de como las haces ahora sea algo sostenible, tienes que lograr que hacerlas te deje de suponer un esfuerzo.

Cuando empiezas a hacer algo de manera distinta a la habitual, es tu Sistema 2 quien tiene que encargarse de ello. Cualquier actividad que realiza el Sistema 2 conlleva un esfuerzo y cansa, ya que consume grandes cantidades de energía mental.

Para que eso deje de ser así, tienes que conseguir que sea el Sistema 1 quien se encargue de ella en lugar del Sistema 2. ¿Cómo? Generando un hábito. ¿Cómo? A fuerza de repetir, repetir y repetir, una y otra vez, eso que te cuesta esfuerzo, hasta que deje de costártelo. Los hábitos se crean a fuerza de insistir.

La gran paradoja de la efectividad es que la única forma de que algo te deje de suponer un esfuerzo en el futuro es que te suponga un gran esfuerzo en el presente.

¿Qué necesitas para insistir de la forma adecuada?

Por una parte, necesitas compromiso, pero compromiso del de verdad. Sin él, es prácticamente imposible que superes los «baches» que, con toda seguridad, aparecen antes o después en todo proceso de mejora y cambio personal.

Cuando insistimos por compromiso, nos encontramos ante la coherencia. La coherencia entre lo que decimos que queremos y lo que hacemos para lograr lo que queremos es indispensable para la mejora de la efectividad.

Por otra parte, necesitas humildad. La humildad conlleva reconocer que probablemente eres menos inteligente y especial de lo que te gustaría creer y aceptar que la solución a tu problema depende únicamente de ti.

En la medida que culpes a una herramienta, o a una metodología, de tus fracasos en el proceso de mejora, por no adaptarse a tus características específicas, te estarás alejando de la humildad.

Cuando insistimos por humildad, nos encontramos ante la perseverancia. La perseverancia es el único camino hacia la mejora de la efectividad.

Conclusión

Todas las personas insisten, y lo hacen constantemente.

Hay personas que insisten en no cambiar, en hacer las cosas como siempre. Esto es obviamente muy cómodo, pero sin cambio es imposible la mejora.

Hay otras personas que insisten en lograr el cambio que desean. Esto requiere indudablemente un esfuerzo considerable, pero es el único camino.

Pretender que las cosas cambien sin esfuerzo, simplemente porque nos lo merecemos, es un ejemplo de soberbia.

Lograr que las cosas cambien con esfuerzo sostenido, entendiendo que esa es la naturaleza del cambio, es un ejemplo de humildad.

Cuando insistir va acompañado de soberbia, la obstinación nos mantiene anclados a dónde estamos y la mejora de la efectividad es imposible.

Cuando insistir va acompañado de humildad, la perseverancia nos acerca paso a paso a dónde queremos estar y la mejora de la efectividad se hacer realidad.

Insistir, ¿fortaleza o amenaza para tu efectividad? Todo depende de ti.

Fuente: http://www.optimainfinito.com/2019/02/insistir-fortaleza-o-amenaza-para-tu-efectividad.html


[ Modified: Thursday, 25 July 2019, 7:22 PM ]
 
Anyone in the world

Brechas atencionales: Qué son y cómo gestionarlas

Por José Miguel Bolívar

En la metodología de efectividad personal OPTIMA3®, una «brecha atencional» es la situación que se produce cuando cualquier elemento imprevisto interfiere con un estado de atención efectiva, es decir, con un estado de atención receptiva o de atención proactiva.

Ya sabemos que la efectividad está estrechamente ligada a la gestión de la atención o, mejor dicho, a la gestión de los tres tipos de atención. En este sentido, decimos que una persona es efectiva cuando es capaz de prestar el tipo de atención adecuado, a las cosas correctas, según las circunstancias.

La definición anterior integra los dos componentes de la efectividad: eficacia y eficiencia. Eficacia porque se trata de prestar atención a las cosas correctas; eficiencia porque se trata de prestar el tipo de atención adecuado según las circunstancias.

La efectividad sigue alejada de las organizaciones

Como bien dice mi amigo David Sánchez, la efectividad sigue alejada de las organizaciones, lo que se refleja en que la mayoría de profesionales, en la mayoría de las organizaciones, presta – la mayoría del tiempo – el tipo de atención inadecuado a las cosas incorrectas.

En concreto, prestar el tipo de atención inadecuado a las cosas incorrectas significa prestar atención reactiva a cosas distintas de las que aportan el máximo valor añadido. Esta es la explicación de por qué sensaciones como la de «no ha parado de hacer cosas en todo el día y no he hecho nada» son tan habituales.

La atención reactiva tiene casi tan poca utilidad a día de hoy como las muelas del juicio. Ambas cosas siguen estando ahí, pero su razón de ser prácticamente ha desaparecido.

La atención reactiva, característica del «sistema de alerta» gestionado por el Sistema 1 del que habla Kahneman, jugaba un papel clave para la supervivencia en la era de las cavernas, pero carece de sentido en el día a día actual de cualquier profesional del conocimiento.

Casi nada es «urgente»

Como afirmaba Peter Drucker, en el trabajo del conocimiento no existe ninguna «emergencia» que no resista al menos noventa minutos. Yo me atrevo a ir un paso más allá y afirmo que, a no ser que trabajes en las urgencias de un hospital o en algo similar, las «emergencias» en el trabajo del conocimiento simplemente no existen.

Existen cosas que requieren un tiempo de respuesta breve, pero en ningún caso una respuesta inmediata, entendiendo como respuesta inmediata la que obliga a abandonar de forma instantánea todo lo que estás haciendo para hacer lo que exige la «emergencia».

A la mayoría de las personas nos gusta considerarnos imprescindibles y creer que salvamos al mundo varias veces al día, todos los días. Lo único malo de esas supuestas emergencias es que rara vez lo son en el mundo real y que únicamente existen en nuestra mente y en nuestras creencias.

Las «emergencias» son atractivas porque aumentan la adrenalina en nuestro circuito sanguíneo. Además, tienen la enorme «ventaja» de que no requieren «pensar» sino únicamente «hacer». Y, por si todo esto fuera poco, nos sirven como excusa perfecta para justificar por qué no hacemos lo que realmente tendríamos que estar haciendo.

La realidad es que, analizadas objetivamente, una gran parte de esas supuestas «emergencias» podría gestionarse sin problema unas horas, o incluso unos días, más tarde, y que otra gran parte de ellas ni siquiera debería ser gestionada en absoluto, sino que tendría que ser directamente ignorada.

La atención reactiva es una concesión a la inefectividad

La efectividad de los profesionales del conocimiento puede evaluarse fácilmente analizando qué porcentaje de su atención es injustificadamente reactiva. Para que quede claro, la atención reactiva únicamente está justificada ante «emergencias» reales: un terremoto, un incendio en la oficina, un compañero que sufre un accidente…

La máxima efectividad se alcanza cuando la atención reactiva injustificada es nula. En consecuencia, cualquier concesión a la atención reactiva injustificada es una concesión a la inefectividad.

En el entorno VUCA actual, sufrir múltiples «brechas atencionales» a lo largo del día es un riesgo que afecta a cualquier profesional del conocimiento. Las causas de algunas de estas «brechas atencionales» serán de origen externo (colegas de trabajo, llamadas telefónicas…) y otras serán de origen interno (cosas de las que te acuerdas de repente, ideas que se te ocurren…).

Cuando aparece una «brecha atencional», lo primero que hay que hacer es evaluarla, a fin de identificar cuál es el tipo de atención adecuado para gestionarla. Si se trata de una «emergencia objetiva», entonces está justificado aplicar la «atención reactiva» para gestionarla. Esto solo debería ocurrir en el 1 por ciento, o menos, de las situaciones.

Cómo gestionar una «brecha atencional»

Cuando no se trata de una «emergencia objetiva», es decir, en el 99 por ciento restante de las situaciones, hay tres formas posibles de gestionar la «brecha atencional»: dos de estas tres formas son efectivas y una de ellas es inefectiva.

La forma inefectiva de gestionar una «brecha atencional» es atenderla.

Cuando decidimos atender una «brecha atencional» injustificada, lo que estamos haciendo es gestionarla de manera inefectiva, ya que dejamos que sea la «brecha atencional» quien gestione nuestra atención en lugar de ser nosotros quienes la gestionamos.

Una forma efectiva de gestionar una «brecha atencional» es «registrarla».

«Registrar» es uno de los hábitos de OPTIMA3® sobre el que escribiré en breve (y cuando lo haga editaré este post e incluiré el enlace correspondiente). Por ahora, podemos decir que «registrar» tiene que ver con asegurarnos de que cualquier elemento que ha causado una «brecha atencional» entre en un sistema externo de confianza para ser gestionado más adelante aplicando la atención proactiva.

La forma más efectiva de gestionar una «brecha atencional» es evitarla.

La mejor efectividad siempre es la proactiva. Muchas de las «brechas atencionales» que minan nuestra efectividad serían fácilmente evitables adoptando unos pocos hábitos sencillos. Porque, independientemente de lo imprescindibles que nos creamos, lo cierto es que es completamente innecesario vivir pendiente del email y del teléfono.

Conclusión

En un entorno hiper conectado en el que todo cambia rápidamente, las «brechas atencionales» suponen unos de los principales retos a los que se enfrenta cualquier profesional del conocimiento.

Aunque gestionar una «brecha atencional» de manera efectiva es algo muy sencillo (tan simple como registrarla o, mejor aún, evitarla), la falta de hábitos adecuados y el pensamiento de grupo hace que muchas personas estén convencidas de que el «estado permanente de emergencia» que padecen es algo inevitable y con lo que tienen que aprender a vivir.

Afortunadamente, cada día son más las personas que saben que otra realidad es posible, porque es en la que viven. Tú también puedes decidir, porque está en tu mano, si quieres aprender a gestionar las «brechas atencionales» o ser víctima de ellas.

Fuente: http://www.optimainfinito.com/2017/11/brechas-atencionales-que-son-y-como-gestionarlas.html


[ Modified: Thursday, 25 July 2019, 7:23 PM ]
 
Picture of Manuel Aviles Perez
by Manuel Aviles Perez - Tuesday, 12 June 2018, 1:42 PM
Anyone in the world

El Emprendedor, para lograr sus objetivos requiere de una serie de recursos, estos son elementos que, administrados correctamente, le permitirán o le facilitarán alcanzar sus metas y resultados

3.jpg


HAGASE MIEMBRO DE NUESTRA COMUNIDAD !

Capacitación y asesoría para el Desarrollo de habilidades personales , comerciales y organizativas del emprendedor . Técnicas sencillas y eficaces acompañadas de numerosos consejos y casos prácticos !

En nuestra plataforma virtual , desarrollamos actividades para Impulsar y Consolidar el Espíritu Emprendedor de aquellos jóvenes , hombres o mujeres , que se proponen crear su propia empresa y desean minimizar el riesgo de fracaso .

DESARROLLE SU CAPACIDAD EMPRENDEDORA , AQUI APOYAMOS SU PREPARACION !

 
Anyone in the world

La importancia de buscar un camino que te dirija a lo importante

Por Omar Carreño

Pues aquí estoy nuevamente tratando de retomar mi blog, lo cual supone en este momento de mi vida un reto adicional, considerando todas las cosas nuevas que tengo que desarrollar y por las que busco aprender a cada minuto.

Me causa mucha gracia, pues cuando creí que ya había llegado a un punto de equilibrio en todas mis actividades, resultó que el inicio de año es todavía más complejo que el cierre del año, entonces pues a seguir apretando las tuercas, pero nada que no pudiera sobrellevar.

La verdad de las cosas es que si extraño mucho todo lo que implica llevar mi blog, sin embargo, cada cosa que realizo en mi trabajo actual supone un conocimiento nuevo, un reto y un escalón más que subir, por lo mismo ocupo mucho mejor cada minuto.

En este sentido, hoy quiero aprovechar este tiempo con ustedes para platicarles un poco de la simplicidad con la que ahora percibo la vida.

Tengo en mi memoria recuerdos de una infancia muy bonita, en las que a veces mi papá se quedaba jugando conmigo en una colchoneta, formábamos todas mis figuras de Star Wars y después empezaba la guerra, utilizando canicas para tirar los muñecos. También recuerdo que siendo un poco más grande mis papás nos llevaban a mi hermano y a mí a jugar al parque. Hoy en día me es difícil recordar las cosas malas que me imagino hubieron, simplemente tengo conmigo cosas buenas, buenos recuerdos, momentos, la vida.

Definitivamente muchos de esos recuerdos van forjando nuestra vida, muchos de esos recuerdos se van transformando en principios y en ideas de cómo vivimos y cómo nos gustaría vivir.

En mi realidad actual, tengo, junto con mi esposa, la oportunidad de forjar el carácter de mi hijito, de darle cariño y de ayudarlo a ser alguien productivo para el mundo al que se enfrentará conforme vaya creciendo.

Por lo tanto, creo que los cambios que tuve oportunidad de implementar en mi vida, antes de que naciera mi hijo, me han ayudado a disfrutar mucho más su crecimiento y desarrollo. Quiero explicarles porqué.

En la forma en la que mi mente funcionaba antes de encontrar el camino hacia la productividad y el minimalismo, estoy convencido que hubiera seguido sintiendo que mi responsabilidad estaba enfocada en trabajar, trabajar y después seguir trabajando.

Tal vez hubiera seguido obsesionado con las cosas que tenía que comprar y pagar para “darle un sentido a mi vida”. Estoy seguro que en mi mente no hubiera habido espacio para cambiar todo con tal de disfrutar momentos con mi familia.

De igual forma creo que viviría buscando más presiones y preocupaciones innecesarias, estaría casado con el “tengo que” y eso no implicaría a los seres que más me importan.

Puedo reconocer que empezar a escribir en este blog e ir describiendo mis procesos fue un parte aguas que me han dado la oportunidad de valorar y entender lo que es realmente importante en mi vida.

Recuerdo que cuando me ofrecieron mi promoción en mi anterior trabajo, todo era tendiendo a una mejora familiar, (leer este artículo) sin embargo, cuando empezaron a necesitar más de mi tiempo personal, fue cuando decidí empezar a buscar y después vino el cambio tan radical que ahora estoy viviendo. Estoy convencido que de no ser por todo lo aprendido en el camino actual, no hubiera apostado por ese cambio y al ver que no empataba con mis necesidades actuales me hubiera quedado aceptando un trabajo de lunes a domingo.

En fin, las cosas ahora las percibo de diferente manera, la prioridad número uno es mi familia, disfrutar con ellos y sobre todo, tener la oportunidad de llegar y como lo hacía mi papá conmigo, sentarme en el piso y jugar, jugar y volver a ser niño, ver caricaturas, levantarme temprano los fines de semana y tener el privilegio de darle de desayunar. En fin ejercer mi paternidad con mucha alegría.

Además así también tener tiempo para mi esposa, hacer cosas juntos y platicar, crecer, en fin una vida más llena de eso que le da sentido y alegría, la generación de momentos.

Ahora quisiera preguntarte, ¿hace cuánto tiempo no te pones a reflexionar en estos aspectos de tu vida? ¿Realmente estás viviendo? ¿Estás disfrutando tus momentos? ¿Estás haciendo algo importante? ¿Estás cultivando bien tus relaciones?

Mi Análisis Realista del día de hoy es: Tenemos una oportunidad de lograr cosas importantes, esas cosas importantes son formar parte del gran proyecto llamada vida, no la desperdicies, aprovéchala y marca diferencias.

Fuente: http://analisisrealista.com/la-importancia-de-buscar-un-camino-que-te-dirija-a-lo-importante/


Associated Forum: Novedades Novedades
[ Modified: Thursday, 25 July 2019, 7:26 PM ]
 
Anyone in the world


Por Marc Chernoff

En medio de los días malos y tiempos difíciles, es fácil mirar alrededor y ver a un montón de gente que parece estar yéndoles perfectamente bien. Pero te aseguro que no.

Todos estamos luchando nuestras propias peleas, un día a la vez. Y si pudiéramos ser lo suficientemente valientes como para abrirnos y hablar más a menudo, nos daríamos cuenta de que no estamos solos en esto de sentirnos perdidos y solos con nuestros problemas.

Muchos de nosotros estamos peleando una batalla similar ahora mismo. Intenta recordar esto. No importa lo embarazoso o patético que te sientas por tu situación, hay otros por ahí experimentando las mismas emociones. Cuando te oigas a ti mismo decir, “Estoy solo”, es sólo tu preocupada mente subconsciente tratando de venderte una mentira.

Siempre hay alguien que puede relacionarse contigo.

Siempre hay alguien que te entenderá.

Tal vez no puedas hablar con ellos inmediatamente, pero están ahí fuera.

Estoy ahí afuera.

La razón por la que escribí estas palabras es porque a menudo siento y pienso y lucho mucho como tú. Me preocupo por muchas de las cosas que te importan, solo que a mi manera. Y aunque algunas personas no nos entiendan, nosotros nos entendemos.

¡Definitivamente no estás sólo!

¡No estamos solos!

Y para asegurarte más de esto, permíteme contarte una breve historia sobre una mujer fuerte y hermosa que conozco que recientemente se ha sentido sola también…

Lo que más desea

Se da cuenta de la gente sentada en un pequeño bar de deportes al otro lado de la calle. Están animados y charlando. Parecen tan vivos. Ella quiere cruzar la calle y unirse a estas personas sólo para conectarse con ellos; para ser parte de algo. Pero una voz sutil que viene desde dentro, que le susurra desde las heridas abiertas de su corazón, la retiene de hacerlo. Así que sigue caminando. Sola.

Camina hasta el final del centro de la ciudad donde ve un camino de tierra que conduce hacia una colina cubierta de hierbas. La colina, ella sabe, pasa por un santuario espiritual. Pero no es el santuario lo que ella quiere visitar esta noche; no aún de todos modos. Es una noche de sábado cálida y ventosa, y quiere encontrar un lugar al aire libre con suficiente luz para poder sentarse y leer el libro que está agarrando en su mano derecha.

Pero leer no es lo que ella realmente quiere. No en el fondo. Lo que ella realmente quiere es que alguien (cualquiera) la toque en el hombro y la invite a su mundo. Para que le haga preguntas y cuente sus historias. Que estén interesados. Que la entiendan. Que se rían con ella. Que quieran que sea parte de sus vidas.

Pero ni siquiera es esta conexión con alguien nuevo lo que ella más quiere. Al menos no en el fondo. En el fondo, en el núcleo de su alma, incluso las conexiones fugaces con otros parecen interferir con lo que ella más desea. Lo cual es saber que ella no está sola en el mundo. Que ella realmente pertenece. Y que lo que sea por la que fue puesta aquí para hacer, con el tiempo, será hecho y compartido con otros que la quieran profundamente.

Un pasado insostenible

Esta joven dejó un segmento sustancial de su vida detrás para estar en esta pequeña ciudad esta noche. Hace unos meses, estaba comprometida con un joven empresario, manejando una empresa en rápido crecimiento, trabajando largos y duros días y disfrutando de los frutos de su trabajo junto con una comunidad de amistades cada vez más profunda en Manhattan.

En un período de unos pocos meses, su novio y ella se separaron y decidieron que era más fácil cerrar la empresa y dividir los restos monetarios en lugar de intentar la co-propiedad. Cuando comenzaron el proceso de cerrar la empresa, se dio cuenta de que la mayoría de las amistades aparentemente profundas que había hecho en Manhattan estaban directamente relacionadas con sus viejos asuntos de negocios o con su socialite-de-negocios de un ex novio.

Aunque esta joven no esperaba conscientemente una serie tan rápida y trágica de acontecimientos, tampoco fue totalmente inesperado. Subconscientemente, supo que había creado una vida para ella que era insostenible. Era una vida que giraba en torno a su estatus social en el que todas sus relaciones traían consigo un conjunto de expectativas cada vez mayores. Esta vida no le dejó tiempo para su crecimiento espiritual, conexión profunda ni el amor.

Sin embargo, esta joven está atraída por la espiritualidad, la conexión y el amor. Ella ha sido atraída por las tres toda su vida. Y lo único que la alejó de este estilo de vida insostenible fue la descuidada creencia de que si hacía ciertas cosas y actuaba de ciertas maneras sería digna a los ojos de los demás. Que su condición social le conseguiría una admiración duradera por parte de estas personas. Y que ella así nunca se sentiría sola.

Ahora se da cuenta de lo equivocada que estaba.

El santuario

La joven camina por una empinada calle pavimentada en las afueras del centro de la ciudad. Siente la quemadura en los músculos de sus pantorrillas mientras avanza y avanza. El camino está, en principio, lleno de pintorescas tiendas boutique y jóvenes parejas y amigos, pero a medida que avanza dan paso a pequeños hogares tipo cabañas y niños jugando con linternas en la calle. Ella sigue marchando más y más hasta llegar a un claro donde hay un pequeño parque público.

En este parque, un grupo de adolescentes están acurrucados alrededor de dos guitarristas que están rasgueando y cantando una melodía acústica. “¿Es una canción popular?”, Piensa para sí misma. No está segura porque últimamente no ha tenido tiempo de escuchar música. Ella quiere unirse al grupo. Quiere decirles a los guitarristas que su música es increíble. Pero vacila. No puede encontrar el valor para caminar hacia ellos.

En lugar de eso, se sienta en un banco del parque a unos cientos metros de distancia. El banco muestra el paisaje urbano de abajo. Ella mira fijamente en la distancia y ve el cielo nocturno durante varios minutos, pensando y respirando. Y comienza a sonreír, porque puede ver el santuario espiritual. Está oscuro afuera, pero el santuario brilla intensamente. Puede verlo claramente. Puede sentir su calor alrededor de ella. Y aunque sabe que el santuario ha existido por una eternidad, su corazón le dice algo que esboza una sonrisa en sus mejillas: “Este santuario es todo tuyo esta noche.”

No en el sentido de que ella lo posee. Ni en el sentido de que no es también un santuario para millones de otras personas de todo el mundo. Sino más bien en el sentido de que pertenece a todos nosotros como parte de nuestra herencia, diseñada exclusivamente para cada ser humano y nuestras necesidades y creencias únicas. Es un refugio tranquilo que, cuando elegimos prestar atención, existe en nuestro alrededor y dentro de nosotros. Podemos escapar a ella en cualquier momento. Es un lugar donde podemos morar con los buenos espíritus y los ángeles guardianes que nos aman incondicionalmente y nos guían incluso cuando nos sentimos perdidos y solos.

Especialmente cuando nos sentimos perdidos y solos.

Espero que el cuento anterior te haga sentir menos solo. Espero que te dé esperanzas.

Fuente: https://escuelapararicos.net/cuando-te-sientes-perdido-solo-tus-problemas/


[ Modified: Thursday, 25 July 2019, 7:28 PM ]